Isabella Ameyalli

Desde el deseo profundo de compartir... ¡Vivir, callar o gritar! Sobre la mar, en los ríos, en la lluvia…
En un caudal de multitud ausente.
En la cuenta de nuestro verdadero tiempo, en círculos de movimiento, en espiral...
En líneas de lo que pudo ser…
Quedarme contigo y sin ti, colibrí en vuelo...

martes, 23 de abril de 2013

EN LOS LAGOS

Resplandecientes como estrellas,
salpican luz palpitante
los hijos del sol

y en algún instante
me percaté del atraso y quise fingir que el tiempo esperaría…

Pero el tiempo no esperó
estuvo ausente como tú,
estuvo tan frío
tan distante
tan ajeno
como tú.

Y justo cuando las estrellas brillaban más
justo cuando salpicaban mis ideas
aterrizó un ave negra
y quise parecerme a ella.

Transmutar en los lagos, justo ahí
en el claro de la brisa, en la tibia neblina.

Y en algún instante
volverme negra y ermitaña.

Pero el tiempo no esperó
tan desatinado
que justo cuando las chispas me alcanzaban
me dijiste ya es tarde,
debemos volver
y ya no dejaste transformarme
enigmática y de plumas brillantes…

Y vuelve hacia atrás en sueños
y vuelve al lago

oscura, deslumbrante, libre… un ave.

 
Trece miquiztli
Año once conejo
 
 
Fotografía de Esmeralda Itzpapalotl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Badge